¿QUÉ ES REPOSICIONAMIENTO DE LA COMPETENCIA?: EJEMPLO


El reposicionamiento de la competencia consiste en introducir una nueva idea o producto en la mente del público, desplazando ideas o productos viejos ya posicionados. Esto sucede cuando existe una gran cantidad de productos en cada línea, por lo que resulta imposible hallar un hueco u oportunidad en la mente del público. Habrá que crearse un espacio, reposicionando a los competidores. Esto se puede lograr a través de campañas publicitarias estratégicas como: decir algo acerca del producto de competencia que obligue a cambiar de opinión o resaltar las cualidades de su producto comparándolas con el competidor. Una publicidad bien dirigida puede influir enormemente en la mente de los consumidores.

EJEMPLO

Tuenti Ecuador

Tuenti es un servicio de telecomunicaciones ubicado ya en cinco países que, para el 2015, buscaba entrar al mercado ecuatoriano. Claro, Movistar y CNT era sus fuertes competidores, los cuales cubrían a los usuarios nacionales. Por lo que para reposicionar a la competencia, Tuenti entró con el lema: “Tuenti es 100% Prepago, simple, sin promociones complicadas, ni ataduras o firma de contratos”; criticando características de los servicios de sus competidores, quienes te obligaban a tener un contrato de mínimo 12 meses para poder acceder a un plan. A cambio, ofrecía combos en prepago que incluían Facebook y WhatsApp ilimitados, Megas, Minutos y SMS, al igual que los planes de la competencia. 

Además, Tuenti quiso reflejar un espíritu divertido e ingenioso, dirigido a los jóvenes, quienes son sus más potenciales clientes. Por lo que el 29 de mayo de 2015 se realizó el mapping (proyección de animación o imágenes sobre superficies reales) más grande ejecutado en el Ecuador, en el edificio The Point del Puerto Santa Ana de Guayaquil, donde se anunció la llegada del nuevo servicio de telecomunicaciones móvil. Al evento asistieron más de 3000 personas y generó una masiva interacción en las redes sociales a nivel nacional.



sábado, 19 de agosto de 2017
Posted by Lourdes Sánchez

¿POR QUÉ NO SE PUEDE COMPETIR CON UN LÍDER DEL MERCADO FRONTALMENTE?


En la actualidad una compañía puede poseer un excelente producto, una gran fuerza de ventas, una increíble campaña publicitaria, aunque esta tiene la posibilidad de fracasar rotundamente, si se encuentra en una posición desde la que no se puede llegar tan fácilmente hasta la cual ocupa el líder de mercado. Según las reglas del posicionamiento sostienen que no se puede competir con un líder del mercado de manera frontal. En otras palabras las compañías se ven desesperadas con el intento de encontrar una posición válida, llevándolos al fracaso, ya que no pueden competir con el líder ya posicionado.


¿EL CONSUMIDOR ES RACIONAL O EMOCIONAL?


El consumidor es emocional, más que racional porque idealizan o crean la ilusión de que un producto o servicio realizará aquel “milagro” que esperan al adquirirlo. Es por esto que el objetivo de toda publicidad es elevar las expectativas del consumidor, de tal manera que al ordenar las marcas en su mente, visualicen la marca en un escalón superior. Este comportamiento de ordenar las marcas según la línea de productos, obliga a los publicistas a introducir de manera táctica un nuevo producto relacionándolo con un producto viejo.


TEMARIO RESUELTO DE LEGISLACIÓN Y DERECHOS DE AUTOR

Aplicado a la Constitución de la República del Ecuador y las leyes ecuatorianas.

CONSTITUCIÓN DE LA REPÚBLICA 

Capítulo segundo - Derechos del buen vivir
Sección tercera - Comunicación e Información

Art. 16.- Todas las personas, en forma individual o colectiva, tienen derecho a:

1. Una comunicación libre, intercultural, incluyente, diversa y participativa, en todos los ámbitos de la interacción social, por cualquier medio y forma, en su propia lengua y con sus propios símbolos.
2. El acceso universal a las tecnologías de información y comunicación.
3. La creación de medios de comunicación social, y al acceso en igualdad de condiciones al uso de las frecuencias del espectro radioeléctrico para la gestión de estaciones de radio y televisión públicas, privadas y comunitarias, y a bandas libres para la explotación de redes inalámbricas.
4. El acceso y uso de todas las formas de comunicación visual, auditiva, sensorial y a otras que permitan la inclusión de personas con discapacidad.
5. Integrar los espacios de participación previstos en la Constitución en el campo de la comunicación.

Art. 17.- El Estado fomentará la pluralidad y la diversidad en la comunicación, y al efecto:

1. Garantizará la asignación, a través de métodos transparentes y en igualdad de condiciones, de las frecuencias del espectro radioeléctrico, para la gestión de estaciones de radio y televisión públicas, privadas y comunitarias, así como el acceso a bandas libres para la explotación de redes inalámbricas, y precautelará que en su utilización prevalezca el interés colectivo.
2. Facilitará la creación y el fortalecimiento de medios de comunicación públicos, privados y comunitarios, así como el acceso universal a las tecnologías de información y comunicación en especial para las personas y colectividades que carezcan de dicho acceso o lo tengan de forma limitada.
3. No permitirá el oligopolio o monopolio, directo ni indirecto, de la propiedad de los medios de comunicación y del uso de las frecuencias.

Art. 18.- Todas las personas, en forma individual o colectiva, tienen derecho a:

1. Buscar, recibir, intercambiar, producir y difundir información veraz, verificada, oportuna, contextualizada, plural, sin censura previa acerca de los hechos, acontecimientos y procesos de interés general, y con responsabilidad ulterior.
2. Acceder libremente a la información generada en entidades públicas, o en las privadas que manejen fondos del Estado o realicen funciones públicas. No existirá reserva de información excepto en los casos expresamente establecidos en la ley. En caso de violación a los derechos humanos, ninguna entidad pública negará la información.

Art. 19.- La ley regulará la prevalencia de contenidos con fines informativos, educativos y culturales en la programación de los medios de comunicación, y fomentará la creación de espacios para la difusión de la producción nacional independiente.

Se prohíbe la emisión de publicidad que induzca a la violencia, la discriminación, el racismo, la toxicomanía, el sexismo, la intolerancia religiosa o política y toda aquella que atente contra los derechos.

Art. 20.- El Estado garantizará la cláusula de conciencia a toda persona, y el secreto profesional y la reserva de la fuente a quienes informen, emitan sus opiniones a través de los medios u otras formas de comunicación, o laboren en cualquier actividad de comunicación.


LEY DE COMUNICACIÓN 

TÍTULO IV - Regulación de contenidos

Art. 60.-
Identificación y clasificación de los tipos de contenidos.- Para efectos de esta Ley, los contenidos de radiodifusión sonora, televisión, los canales locales de los sistemas de audio y video por suscripción, y de los medios impresos, se identifican y clasifican en:

1. Informativos -I; 
2. De opinión -O; 
3. Formativos/educativos/culturales -F; 
4. Entretenimiento -E; 
5. Deportivos -D; y, 
6. Publicitarios -P. 

Los medios de comunicación tienen la obligación de clasificar todos los contenidos de su publicación o programación con criterios y parámetros jurídicos y técnicos. 

Los medios de comunicación públicos, privados y comunitarios deben identificar el tipo de contenido que transmiten; y señalar si son o no aptos para todo público, con el fin de que la audiencia pueda decidir informadamente sobre la programación de su preferencia. 

Quedan exentos de la obligación de identificar los contenidos publicitarios, los medios radiales que inserten publicidad en las narraciones de espectáculos deportivos o similares que se realicen en transmisiones en vivo o diferidas. 

El incumplimiento de la obligación de clasificar los contenidos, será sancionado administrativamente por la Superintendencia de la Información y Comunicación con una multa de 1 a 5 salarios básicos por cada ocasión en que se omita cumplir con ésta. 

Art. 61.- Contenido discriminatorio.- Para los efectos de esta Ley, se entenderá por contenido discriminatorio todo mensaje que se difunda por cualquier medio de comunicación social que connote distinción, exclusión o restricción basada en razones de etnia, lugar de nacimiento, edad, sexo, identidad de género, identidad cultural, estado civil, idioma, religión, ideología, filiación política, pasado judicial, condición socio-económica, condición migratoria, orientación sexual, estado de salud, portar VIH, discapacidad o diferencia física y otras que tenga por objeto o resultado menoscabar o anular el reconocimiento, goce o ejercicio de los derechos humanos reconocidos en la Constitución y en los instrumentos internacionales de derechos humanos, o que incite a la realización de actos discriminatorios o hagan apología de la discriminación. 

Art. 62.- Prohibición.- Está prohibida la difusión a través de todo medio de comunicación social de contenidos discriminatorios que tenga por objeto o resultado menoscabar o anular el reconocimiento, goce o ejercicio de los derechos humanos reconocidos en la Constitución y en los instrumentos internacionales. 

Se prohíbe también la difusión de mensajes a través de los medios de comunicación que constituyan apología de la discriminación e incitación a la realización de prácticas o actos violentos basados en algún tipo de mensaje discriminatorio. 

Art. 63.- Criterios de calificación.- Para los efectos de esta ley, para que un contenido sea calificado de discriminatorio es necesario que el Consejo de Regulación y Desarrollo de la Información y Comunicación establezca, mediante resolución motivada, la concurrencia de los siguientes elementos: 

1. Que el contenido difundido denote algún tipo concreto de distinción, exclusión o restricción; 
2. Que tal distinción, exclusión o restricción esté basada en una o varias de las razones establecidas en el artículo 61 de esta Ley; y, 
3. Que tal distinción, exclusión o restricción tenga por objeto o resultado menoscabar o anular el reconocimiento o goce de los derechos humanos garantizados en la Constitución y en los instrumentos internacionales; o que los contenidos difundidos constituyan apología de la discriminación o inciten a la realización de prácticas o actos violentos basados en algún tipo de discriminación. 

Art. 64.- Medidas administrativas.- La difusión de contenidos discriminatorios ameritarán las siguientes medidas administrativas: 

1. Disculpa pública de la directora o del director del medio de comunicación presentada por escrito a la persona o grupo afectado con copia a la Superintendencia de la Información y Comunicación, la cual se publicará en su página web y en la primera interfaz de la página web del medio de comunicación por un plazo no menor a siete días consecutivos; 
2. Lectura o transcripción de la disculpa pública en el mismo espacio y medio de comunicación en que se difundió el contenido discriminatorio; 
3. En caso de reincidencia se impondrá una multa equivalente del 1 al 10% de la facturación promediada de los últimos tres meses presentada en sus declaraciones al Servicio de Rentas Internas, considerando la gravedad de la infracción y la cobertura del medio, sin perjuicio de cumplir lo establecido en los numerales 1 y 2 de este artículo; y, 
4. En caso de nuevas reincidencias, la multa será el doble de lo cobrado en cada ocasión anterior, sin perjuicio de cumplir lo establecido en los numerales 1 y 2 de este artículo. 

La Superintendencia remitirá a la Fiscalía, para la investigación de un presunto delito, copias certificadas del expediente que sirvió de base para imponer la medida administrativa sobre actos de discriminación. 

Art. 65.- Clasificación de audiencias y franjas horarias.- Se establece tres tipos de audiencias con sus correspondientes franjas horarias, tanto para la programación de los medios de comunicación de radio y televisión, incluidos los canales locales de los sistemas de audio y video por suscripción, como para la publicidad comercial y los mensajes del Estado: 

1. Familiar: Incluye a todos los miembros de la familia. La franja horaria familiar comprende desde las 06h00 a las 18h00. En esta franja solo se podrá difundir programación de clasificación “A”: Apta para todo público; 
2. Responsabilidad compartida: La componen personas de 12 a 18 años, con supervisión de personas adultas. La franja horaria de responsabilidad compartida transcurrirá en el horario de las 18h00 a las 22h00. En esta franja se podrá difundir programación de clasificación “A” y “B”: Apta para todo público, con vigilancia de una persona adulta; y, 
3. Adultos: Compuesta por personas mayores a 18 años. La franja horaria de personas adultas transcurrirá en el horario de las 22h00 a las 06h00. En esta franja se podrá difundir programación clasificada con “A”, “B” y “C”: Apta solo para personas adultas. 

En función de lo dispuesto en esta ley, el Consejo de Regulación y Desarrollo de la Información y Comunicación establecerá los parámetros técnicos para la definición de audiencias, franjas horarias, clasificación de programación y calificación de contenidos. La adopción y aplicación de tales parámetros será, en cada caso, de responsabilidad de los medios de comunicación. 

Art. 66.- Contenido violento.- Para efectos de esta ley, se entenderá por contenido violento aquel que denote el uso intencional de la fuerza física o psicológica, de obra o de palabra, contra uno mismo, contra cualquier otra persona, grupo o comunidad, así como en contra de los seres vivos y la naturaleza. 

Estos contenidos solo podrán difundirse en las franjas de responsabilidad compartida y adultos de acuerdo con lo establecido en esta ley. 

El incumplimiento de lo dispuesto en este artículo será sancionado administrativamente por la Superintendencia de la Información y Comunicación con una multa de 1 a 5 salarios básicos por cada ocasión en que se omita cumplir con esta obligación. 

Art. 67.- Prohibición.- Se prohíbe la difusión a través de los medios de comunicación de todo mensaje que constituya incitación directa o estímulo expreso al uso ilegítimo de la violencia, a la comisión de cualquier acto ilegal, la trata de personas, la explotación, el abuso sexual, apología de la guerra y del odio nacional, racial o religioso. 

Queda prohibida la venta y distribución de material pornográfico audiovisual o impreso a niños, niñas y adolescentes menores de 18 años. 

El incumplimiento de lo dispuesto en este artículo será sancionado administrativamente por la Superintendencia de la Información y Comunicación con una multa de 1 a 5 salarios básicos por cada ocasión en que se omita cumplir con esta obligación, sin perjuicio de que el autor de estas conductas responda judicialmente por la comisión de delitos y/o por los daños causados y por su reparación integral. 

Art. 68.- Contenido sexualmente explícito.- Todos los mensajes de contenido sexualmente explícito difundidos a través de medios audiovisuales, que no tengan finalidad educativa, deben transmitirse necesariamente en horario para adultos. 

Los contenidos educativos con imágenes sexualmente explícitas se difundirán en las franjas horarias de responsabilidad compartida y de apto para todo público, teniendo en cuenta que este material sea debidamente contextualizado para las audiencias de estas dos franjas. 

El incumplimiento de lo dispuesto en este artículo será sancionado administrativamente por el Consejo de Regulación y Desarrollo de la Información y Comunicación con una multa de 1 a 5 salarios básicos por cada ocasión en que se omita cumplir con esta obligación. 

Art. 69.- Suspensión de publicidad.- De considerarlo necesario, y sin perjuicio de implementar las medidas o sanciones administrativas previstas en esta Ley, la Superintendencia de la Información y Comunicación podrá disponer, mediante resolución fundamentada, la suspensión inmediata de la difusión de publicidad engañosa. 


TÍTULO V - Medios de comunicación social 

Art. 70.- Tipos de medios de comunicación.- Los medios de comunicación social son de tres tipos: 

1. Públicos; 
2. Privados; y, 
3. Comunitarios. 

Art. 71.- Responsabilidades comunes.- La información es un derecho constitucional y un bien público; y la comunicación social que se realiza a través de los medios de comunicación es un servicio público que deberá ser prestado con responsabilidad y calidad, respetando los derechos de la comunicación establecidos en la Constitución, los instrumentos internacionales y contribuyendo al buen vivir de las personas. 

Todos los medios de comunicación tienen las siguientes responsabilidades comunes en el desarrollo de su gestión: 

1. Respetar los derechos humanos y promover su plena aplicabilidad; 
2. Desarrollar el sentido crítico de los ciudadanos y promover su participación en los asuntos de interés general; 
3. Acatar y promover la obediencia a la Constitución, a las leyes y a las decisiones legítimas de las autoridades públicas; 
4. Promover espacios de encuentro y diálogo para la resolución de conflictos de interés colectivo; 
5. Contribuir al mantenimiento de la paz y la seguridad; 
6. Servir de canal para denunciar el abuso o uso ilegítimo que los funcionarios estatales o personas particulares hagan de los poderes públicos y privados; 
7. Impedir la difusión de publicidad engañosa, discriminatoria, sexista, racista o que atente contra los derechos humanos de las personas; 
8. Promover el diálogo intercultural y las nociones de unidad y de igualdad en la diversidad y en las relaciones interculturales; 
9. Promover la integración política, económica y cultural de los ciudadanos, pueblos y colectivos humanos; y, 
10. Propender a la educomunicación.


¿QUÉ SON LOS MEDIOS? 

Art. 5.- Medios de comunicación social.- Para efectos de esta ley, se consideran medios de comunicación social a las empresas, organizaciones públicas, privadas y comunitarias, así como a las personas concesionarias de frecuencias de radio y televisión, que prestan el servicio público de comunicación masiva que usan como herramienta medios impresos o servicios de radio, televisión y audio y vídeo por suscripción, cuyos contenidos pueden ser generados o replicados por el medio de comunicación a través de internet. 

Art. 6.- Medios de comunicación social de carácter nacional.- Los medios audiovisuales adquieren carácter nacional cuando su cobertura llegue al 30% o más de la población del país, de acuerdo al último censo nacional; o, si el sistema está conformado por una matriz y seis o más repetidoras cuya cobertura alcance poblaciones de dos o más regiones naturales del país. 

Adquieren la misma condición los medios impresos nacionales siempre que la publicación circule en una o más provincias del territorio de la República del Ecuador cuya población corresponda, individual o conjuntamente, al 30 % o más del total de habitantes del país, de acuerdo con el último censo nacional. 

Para contabilizar y verificar la adecuación al parámetro antes establecido, se considerará de forma conjunta a todas las compañías que operen un mismo medio audiovisual o impreso nacional, ya sea de forma directa, a título de ediciones regionales o con cualquier otro mecanismo. 

Los medios de comunicación social de carácter nacional no podrán pertenecer en todo o en parte, de forma directa o indirecta, a organizaciones o compañías extranjeras domiciliadas fuera del Estado Ecuatoriano ni a ciudadanos extranjeros, salvo aquellos ciudadanos extranjeros que residan de manera regular en el territorio nacional. 


¿COMUNICACIÓN: SERVICIO PÚBLICO O DERECHO? 

La comunicación no es un servicio público, es un derecho humano. El pensamiento y la información de las personas no pueden estar tutelados por la administración pública. El derecho de todo colectivo e individuo de pensar y expresarse no puede ser regulado como un servicio público. 

El considerar a la comunicación como un servicio público pudiera entenderse como un servicio parecido a la dotación de agua potable, energía eléctrica o carreteras que son monopolio del Estado y en algún caso puede ser concesionado. La concesión es habitual cuando se habla del espectro radioeléctrico pero no tiene sentido para otras plataformas. El derecho a la comunicación que garantiza la Constitución es un derecho fundamental de la gente. La declaración de los Derechos del Hombre y la Carta de Naciones Unidas privilegian el derecho humano vital de la libertad de expresión. La Constitución manda que los derechos humanos prevalezcan sobre el ordenamiento legal interno. Pero la contradicción se mantiene. 

Estas normas, lejos de garantizar un proceso de democratización de la comunicación o los derechos fundamentales de la libertad de pensamiento, información y expresión... lo que hacen es garantizar el monopolio de la información por quien ejerce la administración pública. 

La democratización de la comunicación implica garantizar el derecho a todos a conocer todo, no a que la administración pública decida quién conoce qué y cuáles son los límites de lo que se conoce. 

El Universo (2014). La comunicación, ¿un derecho constitucional o servicio público?. Extraído del sitio web El Universo: http://www.eluniverso.com/noticias/2014/10/05/nota/4065851/comunicacion-derecho-constitucional-o-servicio-publico 


CÓDIGO DE INGENIO 

CAPÍTULO II - DISPOSICIONES GENERALES 

Artículo 93.- Trato Nacional.- Los derechos conferidos por esta Ley se aplican por igual a nacionales y extranjeros, domiciliados o no en el Ecuador, salvo condiciones necesarias establecidas en la legislación nacional para el ejercicio de estos derechos. Para los efectos de este Código, los extranjeros apátridas o de nacionalidad indeterminada serán considerados como nacionales del país donde tengan establecido su domicilio. 

Artículo 94.- De los titulares sin domicilio en el país.- Los solicitantes o titulares de un registro de un derecho de propiedad industrial o un certificado de obtentor vegetal en el Ecuador que no tuvieren su domicilio en el país deberán tener un apoderado domiciliado en el país con poder suficiente para contestar peticiones, acciones y demandas y cumplir las obligaciones respectivas. 

La misma obligación se aplicará a los titulares de derechos de autor y derechos conexos no residentes en el país. 

Los poderes de los que trata el presente artículo deberán inscribirse ante la Autoridad competente en materia de derechos intelectuales. Asimismo, deberá inscribirse ante dicha autoridad cualquier cambio en los mencionados poderes dentro del plazo que determine el Reglamento. 

Artículo 95.- Obligatoriedad de inscripción.- Toda transferencia, autorización de uso o licencia sobre cualquier derecho de propiedad intelectual o solicitud en trámite, deberá inscribirse ante la Autoridad competente en materia de derechos intelectuales. Dichos negocios jurídicos se perfeccionarán y surtirán efectos a partir de su inscripción ante la Autoridad competente en materia de derechos intelectuales. 

Los requisitos y formalidades para las transferencias, autorizaciones de uso o licencias se regularán en el Reglamento respectivo. 


TÍTULO II - DE LOS DERECHOS DE AUTOR Y LOS DERECHOS CONEXOS 

CAPÍTULO I - ÁMBITO 

Artículo 96.- Reconocimiento y concesión de los derechos.- Se reconocen, conceden y protegen los derechos de los autores y los derechos de los demás titulares sobre sus obras, así como los derechos de los artistas intérpretes o ejecutantes, productores de fonogramas y organismos de radiodifusión, en los términos del presente Título. 

CAPÍTULO II - GENERALIDADES 

Artículo 97.- Adquisición y ejercicio de los derechos de autor.- La adquisición y ejercicio de los derechos de autor y de los derechos conexos no están sometidos a registro o depósito, ni al cumplimiento de formalidad alguna. 

Los derechos reconocidos y concedidos por el presente Título son independientes de la propiedad del objeto material en el cual está incorporada la obra o prestación. 

CAPÍTULO III - DE LOS DERECHOS DE AUTOR 

Sección I - Preceptos generales 

Artículo 98.- De los derechos de autor.- Los derechos de autor nacen y se protegen por el solo hecho de la creación de la obra. 

La protección de los derechos de autor se otorga sin consideración del género, mérito, finalidad, destino o modo de expresión de la obra. 

Queda protegida exclusivamente la forma mediante la cual las ideas del autor son descritas, explicadas, ilustradas o incorporadas a las obras. Sin embargo, si una idea sólo tiene una forma única de expresión, dicha forma no quedará sujeta a protección. 

No son objeto de protección las ideas contenidas en las obras literarias y artísticas, o el contenido ideológico o técnico de las obras científicas, ni su aprovechamiento industrial o comercial. Tampoco son objeto de protección los procedimientos, métodos de operación o conceptos matemáticos en sí. 

Artículo 99.- Protección acumulada.- El derecho de autor es independiente y compatible con: 

a) Los derechos de propiedad industrial que puedan existir sobre la obra; y, 
b) Los otros derechos de propiedad intelectual reconocidos por este Título. 

No obstante, los derechos de propiedad industrial que pudieran existir sobre la obra no afectarán las utilizaciones de la misma cuando pase al dominio público. 

Sección II - Objeto 

Artículo 100.- Obras susceptibles de protección.- La protección reconocida por el presente Título recae sobre todas las obras literarias, artísticas y científicas, que sean originales y que puedan reproducirse o divulgarse por cualquier forma o medio conocido o por conocerse. 

Las obras susceptibles de protección comprenden, entre otras, las siguientes: 

a) Las obras expresadas en libros, folletos, impresos, epistolarios, artículos, novelas, cuentos, poemas, crónicas, críticas, ensayos, misivas, guiones para teatro, cinematografía, televisión, conferencias, discursos, lecciones, sermones, alegatos en derecho, memorias y otras obras de similar naturaleza, expresadas en cualquier forma; 
b) Colecciones de obras, tales como enciclopedias, antologías o compilaciones y bases de datos de toda clase, que por la selección o disposición de las materias constituyan creaciones intelectuales originales, sin perjuicio de los derechos que subsistan sobre las obras, materiales, información o datos; 
c) Obras dramáticas y dramático musicales, las coreografías, las pantomimas y, en general las obras teatrales; 
d) Composiciones musicales con o sin letra; 
e) Obras cinematográficas y otras obras audiovisuales; 
f) Las esculturas y las obras de pintura, dibujo, grabado, litografía y las historietas gráficas, tebeos, comics, así como sus ensayos o bocetos y las demás obras plásticas; 
g) Proyectos, planos, maquetas y diseños de obras arquitectónicas y de ingeniería; 
h) Ilustraciones, gráficos, mapas, croquis y diseños relativos a la geografía, la topografía y, en general, a la ciencia; 
i) Obras fotográficas y las expresadas por procedimientos análogos a la fotografía; 
j) Obras de arte aplicado, en la medida en que su valor artístico pueda ser disociado del carácter industrial de los objetos a los cuales estén incorporadas; 
k) Obras remezcladas, siempre que, por la combinación de sus elementos, constituyan una creación intelectual original; y, 
l) Software. 

Artículo 101.- Obras derivadas.- Sin perjuicio de los derechos que subsistan sobre la obra originaria, se protegen como obras derivadas las adaptaciones, traducciones, arreglos, revisiones, actualizaciones y anotaciones; compendios, resúmenes y extractos; y, otras transformaciones de una obra en la medida en que la obra derivada sea original y que haya contado con la autorización del titular de los derechos sobre la obra originaria o haya sido desarrollada conforme a las limitaciones y excepciones establecidas en este Código. 

Artículo 102.- De las creaciones basadas en las expresiones culturales .- Las creaciones o adaptaciones basadas en las tradiciones y prácticas ancestrales, expresadas en grupos de individuos que reflejan las expresiones de las comunidades, su identidad, sus valores transmitidos oralmente, por imitación o por otros medios, ya sea que utilicen lenguaje literario, música, juegos, mitología, rituales, costumbres, artesanías, arquitectura u otras artes, deberán respetar los derechos de las comunidades de conformidad con la normativa internacional, comunitaria y nacional para la protección de las expresiones en contra de su explotación ilícita, así como los principios básicos de los derechos colectivos. 

Artículo 103.- Materia no protegible.- No son objeto de protección las disposiciones legales y reglamentarias, los proyectos de ley, las resoluciones judiciales, los actos, decretos, acuerdos, resoluciones, deliberaciones y dictámenes de los organismos públicos, y los demás textos oficiales de orden legislativo, administrativo o judicial, así como sus traducciones oficiales. 

Tampoco son objeto de protección los discursos políticos ni las disertaciones pronunciadas en debates judiciales. Sin embargo, el autor gozará del derecho exclusivo de reunir en colección las obras mencionadas en este inciso con sujeción a lo dispuesto en la Sección VII de este Libro. 

Sección III - Titulares de los derechos 

Artículo 104.- Titulares de derechos.- Únicamente la persona natural puede ser autor. Las personas jurídicas pueden ser titulares de derechos patrimoniales sobre una obra, de conformidad con el presente Título. Para la determinación de la titularidad se estará a lo que disponga la ley del país de origen de la obra, conforme con los criterios contenidos en el Convenio de Berna, Acta de París de 1971. 

Artículo 105.- Obras de autores indeterminados.- Para el caso de obras creadas en comunidades de pueblos y nacionalidades en las que no se puede identificar la autoría individual de la obra y que no se encontraren en alguna de las categorías mencionadas en esta Sección, la titularidad de los derechos corresponderá a la comunidad, dejando a salvo su derecho de autodeterminación. 

Artículo 106.- Presunción de la titularidad de una obra.- Se presume autor o titular de una obra, salvo prueba en contrario, a la persona cuyo nombre, seudónimo, iniciales, sigla o cualquier otro signo que lo identifique aparezca indicado, de la manera usual, en la obra. 

También se presumirá autor o titular de los derechos de autor a la persona a cuyo nombre figure la inscripción en el registro de derechos de autor ante la Autoridad competente en materia de derechos intelectuales. 

Artículo 107.- Administración de los derechos de autor.- El derecho de autor no forma parte de la sociedad conyugal o sociedad de bienes, según el caso, y podrá ser administrado libremente por el cónyuge autor o conviviente o su derechohabiente. 

Sin embargo, los beneficios económicos derivados de la explotación de la obra forman parte del patrimonio de la sociedad conyugal o sociedad de bienes, según el caso. 

Artículo 108.- De las obras en colaboración.- En la obra en colaboración divisible, salvo pacto en contrario, cada colaborador es titular de los derechos sobre la parte de la que es autor. En la obra en colaboración indivisible, salvo pacto en contrario, los derechos pertenecen en común y proindiviso a los coautores. 

Cada coautor, salvo pacto en contrario, podrá explotar la obra sin el consentimiento de los demás, siempre que no perjudique a la explotación normal de la obra y sin perjuicio de repartir a prorrata los beneficios económicos obtenidos de la explotación previa deducción de los gastos efectuados y de un porcentaje del veinte por ciento de dichos beneficios a su favor. 

Este porcentaje se entenderá sin perjuicio de la participación que le corresponda al respectivo coautor por su cuota. 

Artículo 109.- De las obras colectivas.- Salvo pacto en contrario, se reputará como titular de los derechos de autor de una obra colectiva a la persona natural o jurídica que haya organizado, coordinado y dirigido la obra. 

Salvo pacto en contrario, los autores conservarán sus derechos respecto de sus aportes que puedan ser explotados de manera independiente, siempre que lo hagan de buena fe y no se perjudique injustificadamente la explotación normal de la obra colectiva. 

Se presumirá que ha organizado, coordinado y dirigido la obra la persona natural o jurídica que aparezca indicada como tal en la misma 

Artículo 110.- De los titulares de derechos de obras creadas en las instituciones de educación superior y centro educativos.- En el caso de las obras creadas en centros educativos, universidades, escuelas politécnicas, institutos superiores técnicos, tecnológicos, pedagógicos, de artes y los conservatorios superiores, e institutos públicos de investigación como resultado de su actividad académica o de investigación tales como trabajos de titulación, proyectos de investigación o innovación, artículos académicos, u otros análogos, sin perjuicio de que pueda existir relación de dependencia, la titularidad de los derechos patrimoniales corresponderá a los autores. Sin embargo, el establecimiento tendrá una licencia gratuita, intransferible y no exclusiva para el uso no comercial de la obra con fines académicos. 

Sin perjuicio de los derechos reconocidos en el párrafo precedente, el establecimiento podrá realizar un uso comercial de la obra previa autorización a los titulares y notificación a los autores en caso de que se traten de distintas personas. En cuyo caso corresponderá a los autores un porcentaje no inferior al cuarenta por ciento de los beneficios económicos resultantes de esta explotación. El mismo beneficio se aplicará a los autores que hayan transferido sus derechos a instituciones de educación superior o centros educativos. 

El derecho contemplado en el párrafo precedente a favor de los autores es irrenunciable y será aplicable también en el caso de obras realizadas dentro de institutos públicos de investigación. 


Artículo 111.- Obras bajo relación de dependencia y por encargo.- Salvo pacto en contrario o disposición especial contenida en el presente Título, la titularidad de las obras creadas bajo relación de dependencia laboral corresponderá al autor. Asimismo, salvo pacto en contrario o disposición especial contenida en el presente Título, en las obras creadas por encargo, la titularidad corresponderá al comitente de manera no exclusiva, por lo que el autor conservará el derecho de explotarlas en forma distinta a la contemplada en el contrato, siempre que lo haga de buena fe y no se perjudique injustificadamente a la explotación normal que realice el comitente. 

En cualquiera de los dos casos, el autor tendrá el derecho irrenunciable de percibir al menos el diez por ciento (10%) de los beneficios derivados de la explotación de la obra. Este derecho será aplicable aún en los casos de transferencia o transmisión de la titularidad de la obra creada bajo dependencia laboral y por encargo. 

Artículo 112.- De las obras anónimas.- En la obra anónima, el editor cuyo nombre aparezca en la obra será considerado representante del autor, y estará autorizado para 99 ejercer y hacer valer sus derechos morales y patrimoniales, hasta que el autor revele su identidad y justifique su calidad. 

Sección IV - Contenido del derecho de autor 

Parágrafo Primero - De los derechos morales 

Artículo 113.- De los derechos morales.- Constituyen derechos morales irrenunciables, inalienables, inembargables e imprescriptibles del autor: 

a) Conservar la obra inédita o divulgarla; 
b) Reivindicar la paternidad de su obra en cualquier momento, y exigir que se mencione o se excluya su nombre o seudónimo cada vez que sea utilizada cuando lo permita el uso normal de la obra; 
c) Oponerse a toda deformación, mutilación, alteración o modificación de la obra que atente contra el decoro de la obra, o el honor o la reputación de su autor; y, 
d) Acceder al ejemplar único o raro de la obra cuyo soporte se encuentre en posesión o sea de propiedad de un tercero, a fin de ejercitar el derecho de divulgación o cualquier otro que le corresponda. 

Este último derecho no permitirá exigir el desplazamiento de la obra y el acceso a la misma se llevará a efecto en el lugar y forma que ocasionen menos incomodidades al legítimo poseedor o propietario, a quien se indemnizará, en su caso, por los daños y perjuicios que se le irroguen. Los derechos mencionados en los literales b y d tendrán el carácter de imprescriptibles. Una vez cumplido el plazo de protección de las obras, los derechos contemplados en los literales a y c, no serán exigibles frente a terceros. 

Artículo 114.- Derechos de los causahabientes.- A la muerte del autor, el ejercicio de los derechos mencionados corresponderá a sus causahabientes por el plazo de duración de los derechos patrimoniales, conforme las disposiciones aplicables en cada tipo de obra o prestación. Parágrafo Segundo De los derechos patrimoniales 

Artículo 115.- Prohibiciones a terceros.- El autor o su derechohabiente tiene el derecho exclusivo de impedir que terceras personas realicen sin su consentimiento cualquiera de los siguientes actos: 

a) La reproducción de la obra por cualquier forma o procedimiento; 
b) La comunicación pública de la obra por cualquier medio que sirva para difundir las palabras, los signos, los sonidos o las imágenes; 
c) La distribución pública de ejemplares o copias de la obra mediante la venta, arrendamiento o alquiler; 
d) La importación de copias hechas sin autorización del titular, de las personas mencionadas en el artículo 121 o la ley; y, 
e) La traducción, adaptación, arreglo u otra transformación de la obra. 

Artículo 116.- Reproducción de una obra.- Se entiende por reproducción la fijación de la obra en un medio que permita su percepción, comunicación o la obtención de copias de toda o parte de ella, por cualquier medio o procedimiento, conocido o por conocerse. 

Artículo 117.- Comunicación pública.- Se entiende por comunicación pública todo acto por el cual una pluralidad de personas, reunidas o no en un mismo lugar, y en el momento en que individualmente decidan, pueda tener acceso a la obra sin previa distribución de ejemplares a cada una de ellas. En especial, se encuentran comprendidos los siguientes actos: 

a) Las representaciones escénicas, recitales, disertaciones y ejecuciones públicas de las obras dramáticas, dramático-musicales, literarias y musicales, mediante cualquier medio o procedimiento; 
b) La proyección o exhibición pública de las obras cinematográficas y de las demás obras audiovisuales; 
c) La emisión de cualesquier obras por radiodifusión, televisión o por cualquier otro medio que sirva para la difusión inalámbrica de palabras, signos, sonidos o imágenes. En este concepto, se encuentra asimismo comprendida la producción de señales desde una estación terrestre hacia un satélite de radiodifusión o de telecomunicación; 
d) La transmisión de obras al público por hilo, cable, fibra óptica u otro procedimiento similar, sea o no mediante abono; 
e) La retransmisión, por cualquiera de los medios citados en los literales anteriores por una entidad emisora distinta de la de origen, de la obra radiodifundida o televisada; 
f) La emisión o transmisión, en lugar accesible al público mediante cualquier instrumento idóneo, de la obra radiodifundida o televisada; 
g) La exposición pública de obras de arte o sus reproducciones; 
h) La puesta a disposición del público de obras por procedimientos alámbricos o inalámbricos; y, 
i) En general, la difusión pública, por cualquier procedimiento conocido o por conocerse, de palabras, signos, sonidos o imágenes. Se considerará pública toda comunicación que exceda del ámbito privado. 

Artículo 118.- Distribución de la obra.- Se entiende por distribución la puesta a disposición del público del original o copias de la obra mediante venta u otra transferencia de la propiedad, arrendamiento o alquiler. 

Se entiende por arrendamiento la puesta a disposición del original o copias de una obra para su uso por tiempo limitado a cambio del pago de un canon o precio. Quedan excluidas del concepto de alquiler, para los fines de este artículo, la puesta a disposición con fines de exposición y las que se realicen para consulta in situ. 

No se considerará que existe arrendamiento de una obra cuando ésta no sea el objeto esencial del contrato. Así, el autor de una obra arquitectónica u obra de arte aplicada no puede oponerse a que el propietario arriende la construcción o cosa que incorpora la obra. 

Artículo 119.- El derecho de distribución y el agotamiento del derecho.- El derecho de distribución mediante venta u otra transferencia de la propiedad se agota con la primera venta u otra forma de transferencia de la propiedad del original o copias después de que se hubiesen introducido en el comercio de cualquier país con el consentimiento del titular, de un licenciatario, de una persona económicamente vinculada al titular o al licenciatario, o de cualquier otra persona autorizada para ello. Este derecho se agota respecto de las sucesivas reventas dentro del país o el extranjero, pero no se agota ni afecta el derecho exclusivo para impedir el arrendamiento de los ejemplares vendidos. 

A efectos del párrafo precedente, se entenderá que dos personas están económicamente vinculadas cuando una pueda ejercer directa o indirectamente sobre la otra, una influencia decisiva con respecto a la explotación de la obra o cuando un tercero pueda ejercer tal influencia sobre ambas personas.




DERECHOS DE AUTOR SOBRE OBRAS DIGITALES: ANÁLISIS DE DOS CASOS


En el tiempo actual donde la tecnología va a pasos agigantados, se podría decir que la ley se ha quedado atrás, tratando de adaptarse constantemente. Esto es parcialmente cierto en la Web, donde los avances tecnológicos y el gran volumen de tráfico resultado en innumerables violaciones de derechos de autor. Aunque la legislación y las estrategias de aplicación se están adecuando gradualmente, siguen existiendo serios desafíos. En el presente artículo se analizará dos casos condicionados a la realidad nacional.

En redes sociales diariamente se suben miles de horas de contenido audiovisual variado, tanto originales como réplicas. En el primer caso se halla a una persona que ha subido una coreografía grabada a Internet, la cual ha sido copiada y proclamada su autoría por otro sitio web. Ahora debe reclamar su obra, sin haber sido registrada en Instituto Ecuatoriano de Propiedad Intelectual (IEPI). Se debe tener en cuenta que si no se registra una obra, no se tiene absolutamente ningún derecho sobre ella. Por muy antigua que sea, sin registro es como si no existiese propietario.

Sin el registro no habrá prueba que le permita a un juez arbitrar quién tiene la razón, pero quien lo haya registrado primero podrá salir victorioso. Es así que una de las primeras opciones es dirigirse a registrar la obra en el IEPI, amparado en el Art. 8 de la Ley de Propiedad Intelectual, por ser objetos a derecho de autor tanto coreografías como obras audiovisuales. Una vez realizado este procedimiento, el sitio web tiene potestad para despojar de sus derechos al tercero que falsamente proclamó su autoría; como indica el Art. 292 “Si la violación de los derechos se realiza a través de redes de comunicación digital, tendrá responsabilidad solidaria el operador o cualquier otra persona natural o jurídica que tenga el control de un sistema informático interconectado a dicha red (...)".

El peor escenario sería que la otra persona se haya adelantado y registre la obra a su favor; de tal manera que ahora los procesos legales se complicarían. Aunque en los Preceptos Generales de la Ley se halla el Art. 5 indicando que “El derecho de autor nace y se protege por el solo hecho de la creación de la obra, independientemente de su mérito, destino o modo de expresión.” ¿Cómo saber quién es el verdadero autor? Si al plagiario le ampara el registro ¿qué le ampara al creador? Al ser el artista principal de la obra, aunque no posea autoría sobre la pieza audiovisual, se puede acoger a los derechos conexos. Como indica el Art. 88: “Los artistas, intérpretes y ejecutantes tienen el derecho de autorizar o prohibir la comunicación al público de sus interpretaciones o ejecuciones en directo, así como la fijación de sus interpretaciones y la reproducción de tales ejecuciones, por cualquier medio o procedimiento.”

Finalmente, hay que recordar que las redes sociales son comunidades virtuales, donde el diálogo aún sigue siendo válido para disolver algún tipo de discusión. Antes de llegar a instancias legales, el autor debería tratar de hablar con el imitador y pedir la eliminación del video o el reconocimiento apropiado (cual sea el caso que el artista original prefiera). Hoy en día la “viralización” de una pieza audiovisual denota exaltación hacia el contenido y su difusión no es conflictiva, pues el artista toma provecho de la situación para generar ganancia al respecto.

Cuando se habla de videojuegos se trata de un software con finalidad lúdica, que posee sus propios códigos e imágenes. Con esto se parte al segundo caso, donde se halla a una persona a quien le han copiado su videojuego y, al igual que el anterior, un tercero ha proclamado su autoría. Las opciones para solucionar este inconveniente se asemeja mucho al caso anterior pues en el Art. 8 de la Ley de Propiedad Intelectual también se reconocen a los programas de ordenador como objetos de derecho. Con el registro oportuno del software podrá agilitar asuntos legales e incluso pedir la indemnización de daños y perjuicios como indica el Art. 289.

Se podría creer que la medida en que se generó el plagio, debería afectar el derecho de autor sobre la obra. Es decir, que si sólo se copiaron los códigos, pero la gráfica es totalmente diferente; aún el creador original posee los mismos derechos, pues el Art. 28 considera que:
“Los programas de ordenador se consideran obras literarias y se protegen como tales. Dicha protección se otorga independientemente de que hayan sido incorporados en un ordenador y cualquiera sea la forma en que estén expresados, ya sea en forma legible por el hombre (código fuente) o en forma legible por máquina (código objeto), ya sean programas operativos y programas aplicativos, incluyendo diagramas de flujo, planos, manuales de uso, y en general, aquellos elementos que conformen la estructura, secuencia y organización del programa.”
Asimismo si el plagio se da por las gráficas de videojuego, al considerarse elementos de aquel, el artista también se puede acoger a Ley de Propiedad Intelectual al ser objeto de derechos de autor los dibujos y las bases de dato o colecciones de obras.


En nuestro país la compra y venta de videojuegos está a manos de la piratería; delimitar su copia parece imposible. A pesar de la preocupante situación, la ley no ha desamparado a los creadores de softwares, por lo que la ley posee la Sección V de Disposiciones Especiales Sobre Ciertas Obras y su primer párrafo abarca temas de los programas de ordenador. Desde su compra lícita, se trata de delimitar su difusión ilegal, por esta razón encontramos en el Art. 30 que “Se requerirá de autorización del titular de los derechos para cualquier otra utilización, inclusive la reproducción para fines de uso personal o el aprovechamiento del programa por varias personas, a través de redes u otros sistemas análogos, conocidos o por conocerse.”

Hay situaciones donde la difusión ilícita de un videojuego resulta ser una estrategia del creador. Es lo que sucede con los juegos indie o independientes que buscan ser virales para que grandes compañías tomen en cuenta sus trabajos. En el caso de encontrarse en una situación similar su autor debería considerar las ventajas que representa ser reconocido su trabajo por medidas no convencionales. ¿Para qué frenar una situación que resulta ser favorable?

Antes de subir a Internet o compartir material a terceros se debe estar consciente del riesgo al que se expone la obra. El plagio es difícil contralar en el medio actual donde la globalización ha invadido todas las tecnologías. Se podría decir que lo que ahora publicamos, en menos de una hora le puede estar llegando a otra persona en el otro lado del mundo. Es por eso que muchos sitios web se acogen a La Ley de Derechos de Autor del Milenio Digital (The Digital Millennium Copyright Act) la cual los exime de la responsabilidad sobre sus usuarios que incurren en la infracción de derechos de autor, siempre y cuando, los sitios web retiren el material. Esto significa que incluso si YouTube o Facebook le permita a sus usuarios subir algo en su página, todavía podría estar cometiendo infracción de derechos de autor y el material se puede quitar.

Las innovaciones tecnológicas que aparecen en la Web han ampliado significativamente los tipos de obras que tienen protección por los derechos de autor. Los trabajos protegidos incluyen gráficos digitales, material audiovisual digital, y secuencias de lenguajes de programación tales como softwares. Es probable que las futuras innovaciones tecnológicas amplíen aún más el alcance de los derechos de autor. En el Ecuador la Ley de Propiedad Intelectual se ha adaptado lo suficiente para considerar una resolución satisfactoria en los casos presentados, abarcando varios aspectos complejos y propios de una obra. Lo ideal es conocer la ley a tiempo, proteger la obra ante cualquier inconveniente, y emprender su publicación; de tal manera que la Internet represente para los artistas una herramienta de difusión global.


¿QUÉ ESPERA UN ESTUDIANTE DE SU MAESTRO?


Se reconoce a la capacidad de involucrar y motivar a los estudiantes como una principal característica de un buen docente. Lamentablemente, no todo el mundo en la clase tiene los mismos intereses, ni su nivel de atención es similar. Entonces, ¿cómo aborda el maestro los diferentes estilos de aprendizaje de los estudiantes de su clase? Una forma de responder a la pregunta sería entender el punto de vista de los propios estudiantes. ¿Qué exactamente es lo que un estudiante espera de su maestro?

Sin lugar a dudas, la participación y el interés de los estudiantes por las ciencias ha sido una preocupación para los investigadores en el campo de la educación científica y muchos parecen estar de acuerdo en que existe un vínculo crítico entre el papel del profesor  y los niveles de compromiso de los estudiantes. Aunque se sabe mucho acerca de las técnicas educativas, muy poco se sabe sobre las expectativas de los estudiantes hacia sus educadores (Maharaj-Sharma, 2013).

Inicialmente los profesores deben plantearse lo siguiente, si se diera a los estudiantes una opción sobre qué clases asistir cada día, ¿elegirían su materia? ¿Considerarían interesante su enfoque pedagógico? Gail Godwin cita: "La enseñanza es una cuarta parte preparación, y tres cuartas partes, teatro" (Good Reads). El trabajo de un profesor no es ser un artista, obviamente; pero se debería considerar en cierto nivel.  Una educación exitosa por lo general se centra en una conexión personal con un maestro que inculcó pasión e inspiración para su tema.

Aunque resulte difícil medir el éxito de una clase, en el mundo académico los educadores se encuentran continuamente evaluando a sus estudiantes, confiándose en una nota que no valora las distintas formas de aprendizaje. Por lo que antes de desarrollar cuestionarios, los profesores deberían plantearse una pregunta más importante: ¿estoy llegando a mis alumnos? Es así que, desde una perspectiva totalmente subjetiva, se describirá cuáles son las características con las que debe cumplir un profesor para tener una clase ideal, de acuerdo a mis muchos años de experiencia como estudiante.

El profesor debe tener objetivos claros. Debe tener bien estructura su materia, saber hacia dónde va. No hay nada peor que llegar a clases y que el profesor no conozca cómo se maneja los temas, ni cómo funciona los sistemas de calificación. Aunque probablemente no sea cierto, el estudiante siente que no lo sabrá guiar durante el proceso de aprendizaje, pierde credibilidad su pedagogía.

Confiar en su propósito de maestro. No hay nada peor que sentir que al profesor poco le importa enseñar, simplemente repasar o leer alguna diapositiva, hará perder rápidamente el interés de los estudiantes. Es algo que se transmite al estudiante sin decirlo literalmente. No se puede decir que no habrá momentos aburridos, sino que el profesor es capaz de remontar aquella parte teórica demostrando confianza de su pedagogía y creando expectativas de la utilidad de aquellas bases.

Saber cuándo escuchar a los estudiantes y cuándo ignorarlos. Es imposible que todos estén conformes con una técnica de aprendizaje, por lo que el profesor deberá encontrar aquel punto preciso para aceptar críticas fundamentadas de sus alumnos. Si no se escucha al alumnado se crea un resentimiento que evitará una clase participativa. Las críticas aisladas serán mejor filtrarlas.
 
Tener una actitud positiva. La energía negativa frena la creatividad y cultiva temor al fracaso. Los buenos maestros tienen un estado de ánimo optimista, una sensación de vitalidad y energía, y ven a los reveses como momentáneos en el camino a su objetivo final, la enseñanza. La positividad genera motivación.

Esperar que sus estudiantes tengan éxito. Los alumnos necesitan que alguien crea en ellos. Ellos necesitan una guía más sabia y mayor para poner en práctica sus habilidades. Crear un entorno donde está bien para fallar. Esto los motivará seguir intentando hasta que alcancen la expectativa que han establecido para ellos.

Tener sentido del humor. El ingenio reduce el estrés y la frustración, y da a la gente la oportunidad de mirar escenarios molestos desde otro punto de vista. Así sea un cuento malo, los alumnos aprecian ese tipo de detalles y el esmero por hacer pasar un buen rato. Incluso mejor si cumple con su intención de hacer reír, apuesto que será uno de los estimados en su área de trabajo.

Usar elogios auténticos. Los estudiantes necesitan un estímulo, pero uno real. No sirve de nada elogiar un trabajo donde se muestra sólo el 50% de lo que son capaces. Se debe crear reconocimiento al esmero y, crear competitividad entre los alumnos para obtener sus mejores resultados.

Saber tomar riesgos. En todos los campos, tomar riegos es una parte de la fórmula del éxito. Los estudiantes necesitan verlo probar cosas nuevas en el aula y ellos observarán de cerca cómo lo manejan. Ya conlleve fracaso, la metodología se volverá tan importante como lo que estás enseñando.

Ser consistente. Significa que se hace lo que dice que va a hacer, no cambia las reglas basadas en el estado de ánimo, y los estudiantes pueden confiar en su maestro cuando lo necesiten. Los maestros que están atrapados en sus métodos obsoletos pueden presumir de consistencia, cuando en realidad es la terquedad.

Ser reflexivo. Para evitar convertirse en el maestro obstinado, los educadores toman el tiempo para reflexionar sobre sus métodos, su entrega y la forma en que se conectan con sus estudiantes. La reflexión es necesaria para descubrir las debilidades que se pueden fortalecer con un poco de resolución y comprensión.

Disfrutar del trabajo. Es fácil distinguir a un maestro que ama su trabajo. Parece emanar energía contagiosa. Incluso si es un tema como el cálculo avanzado, el sujeto cobra vida. Si no ama el trabajo o el tema, se notará en la enseñanza, en la creatividad, y en su expresión corporal; lo cual disminuye enormemente el interés del estudiante.

Adaptarse a las necesidades de los estudiantes. Las aulas son como un organismo en constante evolución. Dependiendo del día, la lista de asistencia y la fase lunar, tendrá que cambiar los planes para acomodar a sus estudiantes. A medida que se desarrollan nuevos temarios, los métodos tendrán que transformarse también. Hay quienes consideran un insulto personal cuando se pide modificar una metodología; aunque si su objetivo es hacer conexión con su estudiante, este realmente no tendrá ningún problema en adaptarse (incluso podría agradecérselo).

Toman tiempo para explorar nuevas herramientas. Con el avance de la tecnología, hay nuevos recursos que pueden agregar una gran funcionalidad al aula y al plan de estudios. No hay duda de que los estudiantes que están aprendiendo probablemente ya utilizan tecnologías que no han aprovechado todavía. No se temer a la tecnología en el aula, más bien, puede representar una gran ventaja.

Dar apoyo emocional a los estudiantes. Hay días en que los estudiantes necesitarán motivación más que una pieza de información. Conectarse a con en un nivel emocional hace que sea más probable que lo escuchen. Los estudiantes necesitan mentores tanto como necesitan maestros.

Traer diversión al aula. No ser demasiado serios. Algunos días, la "diversión" debe ser la meta. Cuando los estudiantes sienten y ven su humanidad, construyen una base de confianza y respeto. Diversión y educación no son mutuamente excluyentes tampoco. Usando el humor puede hacer incluso el tema más mundano más interesante.

Enseñar íntegramente. El aprendizaje no ocurre en el vacío. La depresión, la ansiedad y el estrés mental tienen un impacto severo en el proceso educativo. Es crucial que los educadores tengan en cuenta a toda la persona. Se puede tener la lección más divertida y más innovadora en álgebra, pero si el estudiante acaba de recibir una mala noticia, será imposible de llegar.

Nunca dejar de aprender. Encontrar tiempo en su horario para aprender. No sólo ayuda a reforzar el conocimiento sobre un tema determinado, sino que también se encuentra a disposición del estudiante. Esto da una perspectiva sobre el proceso de aprendizaje que se puede olvidar fácilmente cuando se está siempre en modo de enseñanza.

Ser maestros de su materia. Los buenos maestros necesitan conocer su oficio. Además de la metodología de "enseñanza", se necesita dominar su área temática. Aprender, aprender y nunca dejar de aprender. Los educadores exitosos permanecen curiosos.

Y sobre todo, ser apasionados por su materia. La pasión es lo más inspirador y motivador para el estudiante. Poder reconocer aquel brillo de conocimiento que emana los ojos del educador. Se siente que el contenido realmente tenga relevancia y que por consiguiente, merece ser atendido.

Se debería también considerar la forma de evaluar a un profesor, basándose  en criterios más reales apegadas a criterios de pedagogía  y no a un estatuto arcaico de deberes del educador. Teniendo en cuenta características como las descritas, se tendría una perspectiva más real de lo que desea un estudiante, y así, eventualmente, mejorar la motivación y atención del alumnado.

Estas características harían del maestro el sujeto ideal para un aula universitaria. Pues, por consiguiente, utilizaría técnicas de aprendizaje basadas en el criterio de sus alumnos, a la par con el desarrollo de su materia, con herramientas innovadoras y, en especial, generando motivación por el aprendizaje. No se debe olvidar que, la asociación entre el estudiante y el maestro depende de las expectativas. Cuando se satisfacen estas necesidades, crean décadas de aprendizaje y admiración. Cuando no se cumplen, sin embargo, fomentan años de retraso y resentimiento.


Referencias Bibliográficas
Good Reads. (s.f.). Gail Godwin. Obtenido de Good Reads: http://www.goodreads.com/author/show/18525.Gail_Godwin

Maharaj-Sharma, R. (2013). What do students want in their science teachers and their science lessons? Caribbean Curriculum, 20, 101-113.

DIFERENCIA ENTRE SERVIDOR PÚBLICO Y FUNCIONARIO PÚBLICO


En el Artículo 229 de la actual Constitución ecuatoriana se halla la definición de servidor público como: “Serán servidoras o servidores públicos todas las personas que en cualquier forma o a cualquier título trabajen, presten servicios o ejerzan un cargo, función o dignidad dentro del sector público”. En cambio, en la Constitución de 1998 se diferenciaba la calidad de servidores especificando, en el Artículo 121, que: “Las normas para establecer la responsabilidad administrativa, civil y penal por el manejo y administración de fondos, bienes o recursos públicos, se aplicarán a los dignatarios, funcionarios y servidores de los organismos e instituciones del Estado”. Por lo tanto se puede deducir, que a partir de la vigencia de la nueva Constitución del 2008, no existe diferencia entre funcionarios o servidores públicos, ya que las tres denominaciones están consideradas a la presente fecha como servidores púbicos (Farfán, 2009).

Por otro lado, autores de otras nacionalidades, basados en su criterio y normativas legales, sí diferencian al servidor público del funcionario público. De tal manera que el servidor público es todo aquel individuo que presta servicios a los poderes federales, estatales o municipales, e incluye a altos funcionarios, funcionarios y empleados. Mientras que los funcionarios públicos, específicamente, es un servidor público designado por disposición de la ley, para ocupar grados superiores de la estructura orgánica de gobierno y asumir funciones de representatividad, iniciativa, decisión y mando (Ochoa).



Referencias bibliográficas
Farfán, M. (18 de Febrero de 2009). Servidor Público. Obtenido de El Diario:          http://www.eldiario.ec/noticias-manabi-ecuador/109268-servidor-publico/
Ochoa, E. (s.f.). Diferencias Servidores y Funcionarios. Obtenido de Academia:    http://www.academia.edu/4368081/Diferencias_Servidores_YFuncionario1

Popular Post

Labels

Datos personales

Mi foto

Escribo múltiples blogs para que sean una herramienta de consulta para estudiantes.

TRABAJOS MÉDICOS - Consulta de Artículos de Medicina
FORMACIÓN AUDIOVISUAL - Todo para Estudiantes Audiovisuales
METODOLOGÍA INVESTIGATIVA - Ejemplo de una investigación
LOURDES SÁNCHEZ - Blog Personal


Con la tecnología de Blogger.

- Copyright © Formación Audiovisual -Metrominimalist- Powered by Blogger - Designed by Johanes Djogan -